September 17, 2018
Contact: Robert McCreanor

WJCNY PRESENTA UNA DEMANDA COLECTIVA A NOMBRE DE TRABAJADORES PUERTORRIQUEÑOS MIGRANTES AGRÍCOLAS, NEGADOS EL TRABAJO DE FORMA ILEGAL EN EL NORTE DE NY LUEGO DEL PASO DEL HURACÁN MARÍA

PARA PUBLICACIÓN INMEDIATA

 

Contactos (en español): 

Irene Sanchez 585-325-3050 ext. 2013 isanchez@wjcny.org

Robert McCreanor, Esq. 845-331-6615 ext. 1007 rmccreanor@wjcny.org

 

Rochester, NY - El 14 de septiembre de 2018, el Centro de Justicia para Trabajadores, presentó una demanda en el Tribunal de Distrito de los EE. UU. Solicitando el estatus de acción colectiva a nombre de ex-empleados de WD Henry & Sons, Inc. y compañías relacionadas pertenecientes y operadas por Dan y Mark Henry en Edén, Nueva York.  Desde al menos el 2001, WD Henry & Sons, Inc. ha reclutado y se ha beneficiado de la mano de obra de residentes estadounidenses de Villalba, Puerto Rico que han viajado confiablemente cada temporada de agricultura a su propio costo al norte del estado y trabajado largas horas en los campos de la compañía y las instalaciones de empaque.

A partir de 2016, W.D. Henry & Sons, Inc. comenzó a tomar medidas para reemplazar a sus empleados puertorriqueños estadounidenses con trabajadores temporales extranjeros solicitados bajo el Programa de Visa H-2A. Conforme a la ley federal, se prohíbe a los empleadores agrícolas desplazar a los trabajadores de los EE. UU. a favor de trabajadores visitantes extranjeros. Además, todos los empleados de EE. UU. tienen derecho a los mismos beneficios y condiciones de trabajo que sus contrapartes de trabajadores solicitados bajo el Programa de Visa H-2A. Buscando evadir estos requisitos legales, WD Henry & Sons, Inc. redujo drásticamente las horas de trabajo de sus empleados ciudadanos estadounidenses, tergiversó los derechos de los trabajadores estadounidenses a las oportunidades de empleo mejor pagadas proporcionadas a los trabajadores solicitados bajo el Programa de Visa H-2A, desalojó sumariamente a los trabajadores agrícolas de EE. UU. de sus viviendas para dejar espacio a los trabajadores huéspedes H-2A,  retuvieron  los salarios de los trabajadores estadounidenses para obligarlos a firmar declaraciones falsas como supuestas pruebas de abandono de sus trabajos, y no reclutaron y contrataron de nuevo a sus trabajadores estadounidenses según lo exige la ley . La compañía hizo esto durante el mismo tiempo que la comunidad de origen de sus empleados puertorriqueños fue devastada por el huracán María, cuando tenían una necesidad desesperada de empleo.

Los empleadores agrícolas tienen numerosos incentivos para emplear trabajadores solicitados bajo el Programa de Visa H-2A en lugar de trabajadores nacionales de los EE. UU. Las visas de los trabajadores invitados están vinculadas a un solo empleador. En cualquier momento durante el período de empleo de un trabajador solicitado bajo H-2A, el empleador puede despedir al trabajador e informarlo al gobierno como fuera de estatus. Esto distorsiona dramáticamente el equilibrio de poder entre los trabajadores y los empleadores y previene funcionalmente a los empleados de presentar quejas o abordar abusos laborales por temor a arriesgar su estatus migratorio, así como su fuente de ingreso. Además, los empleadores están exentos de pagar el Seguro Social de los EE. UU, os impuestos de Medicare para los trabajadores invitados H-2A y los trabajadores H-2A no tienen derecho a los beneficios del seguro por desempleo. El sistema H-2A también permite la discriminación sin restricciones en la contratación de trabajadores porque el reclutamiento ocurre fuera del territorio de los Estados Unidos.

Este caso fue presentado por cinco ex empleados de W.D. Henry & Sons, Inc. que buscan alivio para ellos y para los más de 60 trabajadores puertorriqueños ciudadanos de EE. UU. que fueron igualmente discriminados y abandonados por quien fuera su empleador de mucho tiempo. La demanda alega que el trato de la compañía a sus trabajadores violó las regulaciones federales H-2A, la Ley de Protección al Trabajador Agrícola, la Ley de Normas Laborales Justas y la Ley Laboral de Nueva York.

Los Demandantes en este caso están representados por el Centro de Justicia para los Trabajadores (WJCNY por sus siglas en inglés). El abogado de WJCNY Staff John Marsella y el director legal de WJCNY Robert McCreanor se desempeñan como abogados de registro en el litigio y cuentan con la asistencia de WJCNY Paralegal Ken Wolkin y WJCNY Coordinadora de Programas de Alcance y Educación Irene Sanchez.  WJCNY es una organización sin fines de lucro que persigue la justicia para aquellos a quienes se les niegan los derechos humanos con un enfoque en los trabajadores agrícolas y otros trabajadores de bajos salarios, a través de la representación legal, el empoderamiento de la comunidad y la promoción del cambio institucional. El Programa de Litigación de WJCNY se basa en décadas de éxitos en el logro de justicia para las víctimas de robo de salarios y otros abusos en el lugar de trabajo en todo el estado de Nueva York. Nuestras oficinas han representado a miles de trabajadores de bajos salarios en industrias como la agricultura, la construcción, alimentación, servicio y trabajo doméstico, y ya han recuperado más de $10 millones en salarios no pagados a nombre de nuestros clientes.

 

connect